sábado, 18 de junio de 2016

Dioses de Egipto - Alex Proyas

Título original: Gods of Egypt

Año: 2016
Duración: 127 min.
País: Estados Unidos

Director: Alex Proyas
Guión: Alex Proyas, Matt Sazama, Burk Sharpless
Música: Marco Beltrami
Fotografía: Peter Menzies Jr.

Reparto: Gerard Butler, Nikolaj Coster-Waldau, Geoffrey Rush, Brenton Thwaites, Courtney Eaton, Chadwick Boseman, Elodie Yung, Bruce Spence, Bryan Brown, Emma Booth, Rachael Blake, Robyn Nevin, Goran D. Kleut, Abbey Lee, Paula Arundell

Productora: Summit Entertainment / Mystery Clock Cinema

En el antiguo Egipto la armonía imperaba en la pacífica coexistencia de dioses y hombres sobre la tierra, pero los juegos de poder romperán el frágil equilibrio. Un golpe de estado sumirá a la humanidad en la esclavitud bajo el yugo de unas deidades despiadadas que relegarán al destierro a aquellas que habían siempre pugnado por la paz. En este caos, un joven mortal, cuyo amor le ha sido arrebatado por los turbulentos acontecimientos, se aliará con Horus, el legítimo heredero al trono, ahora cegado y expulsado de la capital, para recuperar no sólo a su amada, sino el equilibrio entre lo divino y lo humano y restablecer el orden y la paz.

Alex Proyas, el visionario director que firmara joyas del celuloide como "Dark City" o "El Cuervo" regresa a la gran pantalla con este proyecto de tan faraónicas formas,  como espectacular ha sido su fracaso.

"Dioses de Egipto" parecía tenerlo todo, unos actores de primera categoría a priori dignos de meterse bajo la piel de los propios dioses de la antigüedad, un arte conceptual barroco pero atractivo para una época en la que lo digital impera y una historia de aventuras que bien pudiera resultar intensa y apasionante.

Sin embargo el resultado no ha estado a la altura de las (altísimas) expectativas, ni de lejos. El guión no fluye con buen ritmo y su narrativa no termina de tener claro a qué target de público se dirige, si al adulto o al familiar, quedando en un tono indefinido y poco efectivo. Incluso entre sus líneas se filtrarán las carcajadas de una audiencia que inevitablemente captará como humorísticas escenas que pienso que a priori no debieran de serlo. Por otra parte, lo visual, lejos de triunfar en lo excesivo de sus formas, resulta tremendamente irregular. Los efectos digitales regalan escenas de auténtico espectáculo para la retina, hermosas y opulentas, pero, por el contrario, en otras provocan el absoluto rechazo por una calidad de efectos digitales más dignos de un videojuego que de una película de estas características, rompiendo toda credibilidad del conjunto. En esta ocasión, menos hubiera sido más, y el sacrificio de lo visual por una mejora en lo narrativo, absolutamente necesario.

Entretenida, aunque no demasiado, "Dioses de Egipto" se deja ver si consigue ponerse el ánimo en nada más allá del divertimento con y a consta de cómo está realizada la película, pero representa una notable decepción para los amantes del Egipto clásico, del trabajo anterior de Alex Proyas, y, en definitiva, del buen cine.

Enoch
Valoración:4/10
Trailer:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada