miércoles, 11 de marzo de 2015

Gingerclown (Baláz Hatvani)



Título original: Gingerclown
Año: 2013
Duración: 83 min.
País: Hungría

Director: Balázs Hatvani
Guión: Balázs Hatvani
Música: Robert Gulya
Fotografía: Péter Gráf

Reparto: Tim Curry, Brad Dourif, Sean Young, Lance Henriksen, Michael Winslow, Erin Hayes

-----
Valoración:2/10
-----

Una cuadrilla de adolescentes pasa la velada sobre las colinas de Hollywood, y hacen objeto de sus burlas a Sam, un joven en absoluto popular. Este, para impresionar a la chica de sus sueños, aceptará el reto que aquellos que le hacen objeto de sus bromas le presentan, pasar la noche en un parque de atracciones abandonado sobre el que penden terroríficas leyendas urbanas. Ella, harta de la crueldad hacia su joven admirador. decidirá acompañarlo, ajena a las oscuras consecuencias de su decisión.

"Gingerclown" es un film de Baláz Hatvani  llegado de Hungría. país donde se ubica realmente el espectacular parque de atracciones donde se desarrolla casi la integridad del film. La película resulta más un homenaje al lugar frente a su caída en el olvido tras décadas de funcionamiento que una historia con algo que contar. Por ello lo único salvable de esta cinta resulta lo maravilloso de su ambientación, sus localizaciones y opresiva atmósfera fantasmagórica, trabajada al detalle.

En esta nostálgica línea, encontraremos en "Gingerclown" continuas referencias a emblemáticos films de los ochenta, pero introducidas de una forma tan obvia y torpe que no obtienen la simpatía deseada. Igualmente poblarán nuestra pantalla criaturas animatrónicas como hacía tiempo que no veíamos en los cines, ingrediente agradable pero cuyo diseño no lo es tanto.


Otro factor curioso son los nombres de actores de culto que sirven de reclamo, como Tim Curry, Brad Dourif, Sean Young o Lance Henriksen, entre otros...  puesto que llevan al espectador a sentir más decepción que alegría por su presencia, pues se ocultan tras las voces de las criaturas habitantes del parque,  sin hacer física aparición, con lo que cualquiera que soñara con reencontrar en estos fotogramas a, por ejemplo, el payaso de pesadilla de "IT" de nuevo encarnado por el gran Tim Curry no podrá llevarse mayor chasco.

Pero es el guión (o la ausencia y absurdo del mismo) lo que destroza "Gingerclown", la historia se queda en lo más básico, no profundiza en nada ni da explicación alguna de nada más allá de la mera excusa de un paseo por el parque para mostrar sus magníficas escenografías y poner en escena a sus bizarras criaturas que escaso interés suscitan. Con ello, el film se torna una experiencia visualmente agradable, pero sumamente tediosa, aburrida y sin sentido. Una pena, pero su visionado resulta pura decepción y pérdida de tiempo.

Enoch
Trailer:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada