lunes, 30 de junio de 2014

Sed de Mal (Touch of Evil / Orson Welles)

Título original: Touch of Evil
Año: 1958
Duración: 108 min.
País: Estados Unidos
Director: Orson Welles
Guión: Orson Welles (Novela: Whit Masterson)
Música: Henry Mancini
Fotografía: Russell Metty
Reparto: Charlton Heston, Janet Leigh, Orson Welles, Marlene Dietrich, Joseph Calleia, Akim Tamiroff, Dennis Weaver, Ray Collins, Mercedes McCambridge, Joseph Cotten, Zsa Zsa Gabor
Productora: Universal Pictures


Valoración:7/10

La explosión de un coche en la frontera mexicana tendrá lugar en el instante mismo en que un agente de policía (Charlon Heston) la atraviesa junto a su esposa (Janet Leigh). Este tratará de hacerse cargo de la investigación, pero habrá de compartirla con un detective (Orson Welles) cuyos métodos con bastante cuestionables y poco ortodoxos. La competitividad entre ambos hombres pronto se tornará sospecha, y la investigación, batalla campal entre ambos.

Muchas son las virtudes de este gran clásico del cine negro y una de las obras cumbre de su director. Por supuesto, destacables resultan las interpretaciones de sus dos protagonistas masculinos, que dotan a este "cara a cara" de una potente intensidad, eclipsando quizás a sus compañeras de reparto, Janet Leigh y Marlene Dietrich que salen perjudicadas más por lo secundario de su papel o las rocambolescas situaciones que les hace vivir el guión.
Pero más allá de unos actores de primera línea, brilla la inmensa capacidad técnica demostrada por su director para la filmación de esta película plagada, no sólo de un inicio deslubrante, sino de una concatenación de planos de un dominio absoluto de la imagen, la perspectiva, la luz, y las sombras. Orson Welles demuestra una capacidad enorme para innovar y denota un modernismo brutal para la época, una maestría que se nota ha influído enormemente en la forma de hacer y rodar cine posterior.

Quizás, vista desde nuestros tiempos actuales, la caracterización de alguno de los personajes (el moreno imposible del sr. Heston para hacerle parecer mexicano o el exótico look de M.Dietrich, entre otros), o lo inverosímil de ciertas situaciones (las vididas principalmente por Jane Leigh), despierten en el espectador una sonrisa no deseada o le hagan perder el foco en el serio nudo narrativo de la historia, ese cine negro donde muerte y corrupción son moneda de cambio.

Mas, contextualizándonos en la época de su estreno, factor que anula ya gran parte de lo que hoy podemos ver como negativo, no podemos sino rendirnos a la evidencia de encontrarnos ante un clásico digno de serlo, por la calidad técnica de su elaboración, interpretación y, sobre todo, por unos métodos de filmación que, aún hoy parecen contemporáneos.

Enoch
Trailer:
 

Otras críticas de "Sed De Mal" para #ElClubDelCinéfilo:
CINE DE PATIO:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada