martes, 18 de marzo de 2014

Cabin Fever 3: Patient Zero (Kaare Andrews)

Valoración:5/10


La saga Cabin Fever, pese a sus escasos medios y una clara vocación de Serie B, confirma, con esta tercera entrega, una buena salud, mejor incluso, en creatividad y entretenimiento, que otras más pudientes y empeñadas en contar lo mismo una y otra vez y con cada vez con menos gracia.

En esta tercera parte de las aventuras del virus asesino, viajaremos al pasado, al origen de todo mal en un laboratorio perdido en una apartada isla donde unos no muy cuidadosos y sí extremadamente peligrosos experimentos tienen lugar y donde el primer paciente inmune es retenido en cautividad para su estudio. A este paraíso letal llegará, por supuesto, la cuadrilla descerebrada de turno, en esta ocasión en plena celebración de una alocada despedida de soltero. Apenas pisen la isla, el virus se unirá a la fiesta haciendo las sangrientas delicias de los espectadores.

“Cabin Fever 3” tiene un formato muy específico para una audiencia muy específica, aquella a la que divierte la casquería y que no mire con lupa los innumerables sinsentidos científicos presentados, pues nos encontramos ante un producto filmado como la más clásica Serie B y orgulloso de serlo, una película en busca del entretenimiento y la cómplice carcajada.

El film nos presenta personajes estereotipados viviendo situaciones llenas de clichés pero correctamente enlazadas y contadas con un ritmo vivo salpicado de bromas básicas y momentos surrealistas. Se hace llevadera, pero cuando la marea de sangre se libera completamente en el último tercio, la hilarante narrativa alcanza un cénit que la pone por encima de la media poniendo ante los incrédulos ojos del espectador carcajeante muertes de lo más creativo, surrealista y divertido (repito, ideales para amantes de Serie B, si no abstenerse pues no se le verá gracia alguna). En conclusión, ¿es mala? Bastante ¿divierte? Aún más. 

-Enoch-
Trailer:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada