jueves, 20 de septiembre de 2012

Dragado Ángel


Llamada desesperada
Llama que quema mis yagas
Llama que se apaga.

Mi mirada se desvía,
ya no quiero formar parte
de esa vida.

Dejo mis alas,
ya no quiero ser el ángel negro,
ya me he cansado de saltar al vacío
para que éste no arranque vuestras
almas dulcificadas.

Llamada desesperada
Llama que quema mis yagas
Llama que se apaga.

Prefiero ser un alma errante,
un fantasma solitario que vaga
de madrugada por cualquier lugar
donde la gente no camina en la
oscuridad.
Seré una sombra,
formaré parte del abismo,
arrastraré a la gente hacia el
final de sus delirios.

-N.o.E-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada