miércoles, 9 de mayo de 2012

The Divide ( The Fallout - Aislados )


Valoración: 7/10

Xabier Gens, el que fuera director de la muy comentada “Frontière(s)” y asentara su fama con “Hitman” firma esta coproducción internacional con formato de thriller postapocalíptico que le hizo alzarse con el galardón al mejor maquillaje en la edición 2011 del Festival de Sitges, así como le abrió las puertas a regresar a la Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián, donde provocó, con su film, diferentes reacciones entre el público.

Frenético es el comienzo de esta película, una pandemia, una caótica situación arrastra en una carrera contra la muerte a los habitantes de Nueva York. Acompañaremos en su escapada a los habitantes de un edificio que buscan refugiarse en el sótano del mismo, mas sólo un grupo de ellos lo conseguirá.
A salvo del apocalipsis exterior, atrapados en un sótano que, pese a disponer de comida y agua, oculta el mayor de los horrores. La incertidumbre, la escasez, la soledad, el encierro…
La puerta queda sellada y con ello… ¿firmada su salvación?¿o acaso su sentencia al descenso al abismo de la locura?.

Este film, pese a su apocalíptico comienzo, mucho dista de una película de acción, más se acerca a la visual representación de un experimento sobre los límites del cuerpo y la mente humanas, una revisión a lo que ya nos contó la película “The Hole”, pero en un formato más adulto y arriesgado.

Vestida de una estética feísta, sucia y gris gracias a una interesante labor de fotografía y maquillaje, “The Divide” ostenta su mayor fortaleza en un guión que sabe atrapar al espectador y sostener sus párpados mientras observa el horror de la decadencia y depravación a lo que el ser humano, el peor de los depredadores para el hombre, se ve arrastrado en condiciones extremas (aunque no se pueden obviar varios patinazos argumentales gratuitos que restan credibilidad al conjunto).
Nada de esto sería posible sin una buena interpretación del grupo encerrado protagonista, pero, de entre todos ellos subrayaré las de Milo Ventimiglia y Rosanna Arquette, que realizan unos papeles y unas escenas difíciles de olvidar.

Una película de atmósfera, desagradable de ver, asfixiante y opresiva… un viaje al lado oscuro que habita en el ser humano que bien merece, pese a que apriete el estómago del espectador en un puño, su visionado. A mi entender, un trabajo bastante conseguido e interesante que supera en calidad a los anteriores presentados por este peculiar director.

-Enoch-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada