miércoles, 23 de marzo de 2011

Maximilian Francois Robespierre “El Incorruptible”

Maximilian Francois Robespierre “El Incorruptible”, fue un prometedor abogado, pero sus ideas contrarias a la pena de muerte pusieron fin a ese futuro, se unio a los revolucionarios de los que fue uno de los dirigentes y despues de la ejecucion de de los reyes de Francia para mantenerse en el poder instauro el llamado Reinado del Terror.

Robespierre nació el 6 de mayo de 1758 en Arrás (actualmente capital del departamento del Paso de Calais), hijo de François de Robespierre, abogado, y de Jacqueline-Marguerite Carraut, hija de un cervecero de Arrás; fue el mayor de cinco hermanos. El último de estos hermanos falleció al nacer y provocó la muerte de la madre poco después. Tras la muerte de su esposa, el padre abandonó a los hijos y se dedicó a vagar por el mundo, quedando aquellos a cargo de su abuelo y de sus tías.

Robespierre, por edad, también tuvo que cuidar a sus hermanos. Poco después de su coronación, Luis XVI visitó el Liceo Louis-le-Grand donde Maximilien Robespierre (de 17 años) leyó un discurso en latín para el Rey cargado de loas y honores. Estudio derecho y ejerció desde joven la abogacía. Se unió a Dupont y otros que se manifestaban contra la pena de muerte, acabando así con un futuro prometedor, ya que según decía “sentía escrúpulos de trabajar en un tribunal que podía sentenciar a la horca”, defendió también las ideas democráticas. Decidió presentarse a las elecciones a los Estados Generales de abril de 1789, haciéndose conocido en su localidad por su panfleto Adresse à la nation artésienne. Si bien los principales terratenientes de la provincia se presentaron para la elección, el 26 de abril Robespierre fue elegido como el quinto diputado del Tercer Estado.

Desde la época de los Estados Generales, Robespierre había participado en el club de «Los amigos de la Constitución», que al trasladar su recinto al edificio de los monjes jacobinos (dominicos) serían reconocidos como los «jacobinos». Rodeado de personas del origen social parecido, y al volverse cada vez más un club muy restringido y mas radical que el de “La Gironda” Robespierre fue ganando terreno hasta convertirse en el líder del movimiento en el verano de 1792 al mismo tiempo que empezo a ser llamado El Incorruptible por Paul Marat fundador del periódico “L`ami du Peuple”. Si bien Robespierre guardó aparente cautela, miles de manifestantes decidieron pedir la abdicación del rey en el Campo de Marte el 17 de julio de 1791, siendo dispersados a balazos por el batallón al mando de La Fayette. Los líderes de izquierda temieron por la reacción, Marat pasó a la clandestinidad, Danton a Inglaterra, Robespierre se mantuvo en París, refugiándose en la casa de Maurice Duplay, un ebanista que residía en Rue Saint-Honoré y simpatizante jacobino, reforzando su posición al mantenerse en París y con su club durante esta grave situación.

El 30 de septiembre, en la disolución de la Asamblea Constituyente, Pétion y Robespierre, que gozaban de un tremendo apoyo popular, se convirtieron en dos de las figuras más representativas del momento. Durante el periodo de la Asamblea Legislativa de 1791-1792, se acentuaron las medidas revolucionarias, se confiscaron las posesiones de los nobles que huían del país. El 20 de junio de 1791 se forma un “comité insurrecional” secreto que busca propiciar la caída de la monarquía, el 10 de agosto el pueblo de Paris, los marselleses y grandes contingentes de la “Guardia Nacional” invaden y saquean las Tullerias. La fuga del rey y su detención en Varennes arruinó las posibilidades de una monarquía constitucional viable. Se opuso a la guerra de Francia contra Austria (1792), por considerar que Francia no estaba preparada para un conflicto de tal magnitud. Formó parte de la Convención Nacional, que se eligió por sufragio universal, y en la que se sentó entre los montañeses, llamados así por tener sus escaños en la parte alta del hemiciclo de la Asamblea Nacional. El apoyo de los revolucionarios de París (los sans-culottes) en las asambleas de cada distrito y municipio de la región parisina, llevó a Robespierre al poder: primero como miembro de la Comuna revolucionaria (el ayuntamiento) que ostentaba el poder local; luego como representante de la ciudad en la Convención Nacional que asumió todos los poderes, y en la que Robespierre apareció como portavoz del partido radical de la Montaña (junto con Danton y Marat). Fue en este momento cuando Robespierre manifestó abiertamente su republicanismo.

Luchó firmemente contra los girondinos, el grupo de diputados moderados procedentes de la región de Burdeos, la Gironda, grupo de carácter conservador que abogaba por un Estado descentralizado y se inclinaba por mantener la monarquía constitucional o, en todo caso, llevar a cabo una revolución moderada. Ya antes, Robespierre estaba en desacuerdo con los girondistas sobre la conveniencia de la guerra contra las monarquías europeas, que los girondistas defendían con el argumentos de llevar la libertad a los súbditos de los reyes.

Robespierre estaba en contra, convencido de que "nadie quiere a los misioneros armados". Los girondinos constituían un grupo de presión político muy fuerte en la Asamblea Nacional pero al oponerse a la línea de firmeza republicana radical que representaban los jacobinos y tras su rechazo a la ejecución de Luis XVI (que consideraban excesiva), Robespierre no cesó de atacarlos salvajemente en sus discursos.

Finalmente, en 1793, Robespierre, apoyado por unas masas populares convenientemente dirigidas, dio un golpe de Estado y desmanteló el grupo girondino, arrestando a todos los dirigentes principales que pudo capturar. El 21 de de enero de 1793 fue guillotinado el rey Luis XVI. Despues de su muerte el resto de potencias europeas se unieron contra Francia, que fue invadida por España, Inglaterra, Austria y Prusia. Se llamo a filas a 300.000 hombres y se creo el “Comité de Salud Publica” para detener y ejecutar a todo aquel que fuera sospechoso de estar en desacuerdo con la Republica o ayudar a los países europeos. Mientras la disputa entre los moderados “girondinos” y los radicales “montañeses” finalizo con la victoria de los ultimos que no dudaron en eliminar a sus opositores el 31 de octubre de 1793, se hizo entonces una nueva Constitución.

Robespierre fue uno de los doce miembros que componían el Comité de Salud Publica, una de las primeras medidas que tomaron fue la ejecución de la reina María Antonieta el 16 de octubre de 1793, a la que siguieron otras muchas. Consiguió acabar con los partidos existentes dentro de la Convención, los indulgentes y los rabiosos. Así comenzó el llamado Reinado de Terror, una sangrienta dictadura llevada a cabo por Robespierre y sus seguidores que duro desde el 7 de abril de 1793 al 27 de julio de 1794.

Introdujo el culto a La Diosa Razón y persiguió a sus adversarios politicos e incluso a miembros revolucionarios que fueron acusados de “tibieza” Desmoulins, Herber o Danton que fue el verdadero jefe del Comité de Salud Publica fueron guillotinados, se dice que Danton subió al patíbulo con cierto sentido del humor y cierta presunción al decirle al verdugo que se asegurara de mostrar su cabeza al publico ya que pasaría tiempo antes de que identificaran el parecido.

El 10 de junio de 1793 presento una ley a la Convención para poder juzgar a cualquiera bajo sospecha de “evidencias morales” sin testigos ni derecho a defenderse, la única sentencia era la guillotina, todo para eliminar a cualquiera que se opusiera a el ya que al estar consolidada la revolución su continuidad en el poder empezaba a ser discutida.

Mucha gente fue ejecutada bajo falsas acusaciones o por venganzas personales, el padre de la química moderna Antoine-Laurent Lavioser fue guillotinado al parecer por criticar un tratado de química por su baja calidad de Jean-Paul Marat, el poeta Andre Cheiner , el escritor y político Christian Melesherbes a quien Robespierre nunca perdono que defendiera la rey, fueron también guillotinados. Un actor de categoría mediocre que había sido abucheado en Lyon, volvió a la cuidad convertido en juez nombrado por Robespierre y ordeno la muerte de unas 6.000 personas.

Ante rumbo que tomaban los acontecimientos y ya que nadie podia estar seguro, muchos diputados, entre ellos amigos de Herbert y Danton, temiendo por sus vidas empezaron a idear la manera de deshacerse de Robespierre. Robespierre sufrió dos intentos de asesinato: el primero fue el de Cécile Renault el 23 de mayo de 1794. Inspirada por el ejemplo de Charlotte Corday quien asesino a Marat en su bañera, dejó su domicilio con dos cuchillos escondidos en el fondo de una cesta, y fue a casa de los Duplay. Al sospechar de ella Eléonore Duplay, no la dejó entrar y llamó a la guardia. Llevada ante el Comité de Salvación Pública, Cécile Renault negó haber intentado matar a Robespierre. A pesar de todo fue condenada a muerte y ejecutada el 17 de junio. El otro lo perpetró el realista Henri Admirat el 22 de junio de 1794. Henri Admirat persiguió a Maximilano Robespierre y, por una serie de casualidades, no logró encontrarlo y disparó dos veces a Jean-Marie Collot d'Herbois, un miembro de la Convención del que se decía que había llevado el asesinato al nivel de una de las bellas artes.

Fue detenido y ejecutado en compañía de un grupo de personas a las que no conocía y a las que se acusó de conspirar con él. El 8 de Termidor del año II (26 de julio de 1794), Robespierre pronunció un discurso extraño que se podía interpretar como un testamento político, pero también como aviso de que iba a denunciar ante la Convención a nuevos traidores a la revolución. Al día siguiente, apareció uno de sus colaboradores más estrechos, Saint-Just , para presentar un informe del Comité sin haberlo leído antes a los otros miembros del mismo. Aunque se trataba de una propuesta de conciliación, algunos diputados, aterrados ante la posibilidad de que fuera a reclamar la depuración dando nombres, comenzaron a dar gritos, impidiéndole seguir con el discurso. Un grupo de diputados fue especialmente activo en este sentido, ya que en los días anteriores habían planeado la caída de los robespierristas.

Finalmente, después de que el centro le negara su apoyo, Robespierre fue acusado de dictadura y fue detenido junto con otros dos miembros del Comité, Saint-Just y Georges Couthon. El hermano de Robespierre, Augustin, junto con Philippe Le Bas, miembro del Comité de la Seguridad General, pidieron ser arrestados junto con ellos. Liberados de la cárcel por la Comuna de París, que les prestó apoyo, los robespierristas se refugiaron en el edificio del ayuntamiento, respaldados por un sector del ejército liderado por el general Hanriot. Esa misma noche, las tropas leales a la Convención, asaltaron el Hôtel de Ville, que se había ido vaciando a medida que pasaban las horas. El edificio, tras un tiroteo durante el cual Robespierre resultó herido de un disparo en la cabeza (no se sabe si fue autoinfligido o producto de la escaramuza), cayó en manos termidorianas. Al día siguiente, Robespierre fue conducido a la plaza de la Revolución (hoy plaza de la Concordia) en la que cientos de personas habían muerto durante los meses anteriores, y fue guillotinado junto a 21 de sus colaboradores, como Saint-Just , Georges Couthon o el general Hanriot.

El cuerpo de Robespierre fue enterrado junto a los de los otros 21 condenados en una fosa común en el cementerio de Errancis, en la cual fue vertida cal viva, a fin de borrar todo rastro. Asi termino un hombre que habia renunciado a un futuro prometedor como abogado por estar en desacuerdo con le pena de muerte y que por conseguir poder acabo matando a todo el que se interpuso es su camino.

Su caída acabó con el Terror y a la vez con el impulso democrático de la República hasta el golpe de estado de Napoleon el 10 de noviembre de 1779. 
-Dark_Idril-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada