martes, 15 de marzo de 2011

El cadáver de Ötzi


El cadáver de ÖTZI va unido ya a la maldición del Hombre de Hielo después de la muerte de un biólogo molecular, Tom Loy, quien realizó innovadores análisis de ADN al cadáver, siendo éste la séptima victima que se relaciona con Ötzi.

Cuando en 1991 se descubrió el cuerpo de más de 5.000 años de antigüedad de un hombre de la Edad de Piedra sepultado en un glaciar de los Alpes italianos (Alpes Oetzal), fue acogido como uno de los hallazgos arqueológicos más importantes de la historia. Entonces comenzaron las muertes...

¿Quién era Ötzi? ¿Qué secretos guarda? ¿Qué hay de cierto en esa maldición?

La causa de la perfecta conservación del cadáver fue el frío extremo y constante de la región donde falleció. Es la momia más antigua de Europa y ha ofrecido información sobre el periodo en que vivió. En la ropa y herramientas de Öetzi, se identificaron cuatro clases distintas de sangre. Tom Loy conjeturó que el Hombre de Hielo estaba con un compañero, y que había fallecido tras una batalla territorial contra rivales. Se determinó que Ötzi era un hombre de entre 30 y 45 años y unos 1,50 metros de altura.

Se habló de una maldición cuando se produjeron muertes extrañas, a menudo accidentales, de gente que había estado en estrecho contacto con el cadáver congelado.

Simon, de 67 años, conoció un final muy parecido al del hombre con el que se encontró. El descubrimiento se produjo a unos 3.200 metros de altitud, en los Alpes de Ötztal, junto al glaciar de Similaun (por eso, aquel hombre recibió los nombres de “Hombre del Hielo”, “Hombre de Similaun” y el más cariñoso de Ötzial) al norte de Italia, cerca de la frontera austriaca. Este conserje jubilado de Núremberg se encontraba de excursión por la nieve con su esposa cuando realizaron el histórico descubrimiento, en septiembre de 1991. El cadáver estaba perfectamente conservado y con una capa de hierba tejida, mallas de piel de cabra y un sombrero de piel de oso. Cerca de él se encontraban un arco y unas flechas, un cuchillo con punta de piedra, una herramienta de asta para despellejar y un hacha con hoja de cobre.

Simon paseaba en Austria, apenas a 160 kilómetros del lugar donde encontró a Ötzi. No regresó, y fue hallado muerto ocho días más tarde; al parecer había caído desde una altura de 240 metros durante una inesperada tormenta de nieve. Una hora después del funeral de Simon, Dieter Warnecke, director del equipo de rescate de montaña al que fue encomendada su búsqueda, falleció de un infarto. Warnecke tenía 45 años y, según su familia, estaba en plena forma.

No obstante, la primera víctima de la maldición fue Rainer Henn, de 64 años y patólogo forense, que recogió el cuerpo y lo guardó en la bolsa para cadáveres. Henn murió en una colisión frontal en 1992, mientras se dirigía a una conferencia en la que iba a presentar nuevos descubrimientos sobre los restos.

Poco después, Kurz Fritz, un montañero que había guiado a Henn hasta el Hombre de Hielo y una de las primeras personas que contempló su rostro, moría en una avalancha. Fritz, un experimentado escalador que conocía a fondo la región, fue el único miembro de su grupo al que alcanzaron las rocas que cayeron.

Rainer Hölz, un periodista austriaco de 47 años, filmó en exclusiva la extracción del cuerpo de su capullo de hielo y rodó un documental que se proyectó en todo el mundo. Unos meses después fallecía de un tumor cerebral.

La penúltima víctima fue Konrad Spindler, un arqueólogo austriaco y destacado experto en el Hombre de Hielo. Spindler se mofaba de las insinuaciones de una maldición pero murió a los 66 años, por complicaciones de una esclerosis múltiple.

El último, Tom Loy, murió en su casa de Brisbane. Su hermano declaró que la autopsia había resultado inconcluyente. El juez de instrucción descartó el crimen. Los compañeros de Tom Loy en el Instituto de Biociencia Molecular rehusaron hablar. ¿Por qué? no se sabe por el momento....

La momia, está conservada en una cámara frigorífica, expuesta en el Museo Archeologico dell´Alto Adige, a una temperatura de - 6°C y con una humedad relativa del aire equivalente al 98%, es la protagonista de la muestra itinerante.
- May - 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada