jueves, 2 de diciembre de 2010

Exorcismo en Connecticut (The Haunting in Connecticut)

Valoración: 6/10

    Dirigida por el primerizo Peter Cornwell llega esta enésima adaptación a la gran pantalla de una historia de fantasmas, casa encantada y familia atormentada…

    Como ya ocurría en el caso de la saga “Amytiville”, “Exorcismo en Connecticut” se nutre de unos hechos reales acontecidos en tierras americanas, basa sus cimientos en ellos, en las declaraciones de aquellos que vivieron los acontecimientos, en las diversas publicaciones que los recogieron… y a partir de ahí se construye un film de ficción con grandes elementos fantásticos a aderezar (o destrozar, depende del gusto del espectador) los reales.

    “Exorcismo en Connecticut” nos cuenta la historia de una desafortunada familia que debe alquilar un caserón cercano a un hospital debido a la dura enfermedad de su hijo mayor. Una vez allí comenzarán a suceder cosas extrañas, a surgir viejos secretos de acontecimientos sucedidos en la propiedad… el mal se manifiesta con una intensidad creciente, directamente proporcional a la velocidad con la que la enfermedad del joven con el que parece cebarse, avanza…

    Una de las mejores bazas del film reside en la interpretación de sus protagonistas. Virginia Madsen en el papel de madre sufridora consigue convencer al espectador y dotar de cierta credibilidad a la cinta. Junto a ella, Martin Donovan y Elias Koteas salvan la situación como pueden. Unos efectos visuales discretos, una fotografía correcta y la inclusión de unos inquietantes flash back (sobre todo aquellos correspondientes a las sesiones de espiritismo) hacen que la factura técnica sea igualmente aceptable.

    No obstante y pese a reunir las descritas virtudes la película no acaba de despegar, ni resultar del todo memorable. La primera mitad del metraje, más enfocada al dramatismo de la presentación de los personajes y sus problemas, unidos a las primeras manifestaciones fantasmales reviste más calidad, más originalidad y seriedad en su planteamiento, y el espectador cree estar viendo una buena película de terror e incluso llega a inquietarse. Pero tras superar el ecuador de la película, esta termina perdiendo facultades, se torna más previsible y se atiene a recursos ya vistos en otras producciones.

    Pese a todo, este “Exorcismo” resulta una propuesta interesante y entretenida para pasar un buen rato sin esperar grandes cosas de ella (pese a que parezca inicialmente prometerlas), estáis avisados…
Enoch

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada