jueves, 2 de diciembre de 2010

Epitaph (Gidam)

Valoración: 8/10

    Este incomprendido largometraje coreano ha pasado por los dos festivales de cine de San Sebastián de 2007, el Festival Internacional y la Semana de Cine Fantástico y de Terror. En ambas ocasiones no ha recibido el favor de la crítica ni del público, pero, en mi humilde opinión ha sufrido un injusto fracaso al no encajar, por su temática y formas en el estilo de ninguno de los dos eventos.

    “Epitaph” nos cuenta tres historias ocurridas en un no muy lejano pasado en un hospital, tres historias de amor y muerte: La relación del trabajador del depósito con una hermosa joven que se había suicidado junto a su pareja, la historia de una niña única superviviente de un accidente de tráfico donde su madre y padrastro pierden la vida y finalmente la de un matrimonio, donde uno de los consortes no tiene sombra…

    Lo más novedoso en esta cinta de terror oriental reside en lo preciosista de su puesta en escena, en su impresionante fotografía, en el cuidado por el detalle que destila cada fotograma.

    Un arma de doble filo resulta este guión de amor, fantasmas y muerte, está muy trabajado contándonos una historia que gira sobre sí misma, llena de sorpresas y detalles… ello enriquece enormemente la película, pero provoca una sensación de pérdida en el espectador. Personalmente y debido a este punto os aseguro que se disfruta más el film en el segundo visionado que en el primero, se ve reforzado el cómo se engarzan las tres historias, qué detalles de las otras se muestran en cada una…

    Bajo mi punto de vista, Epitaph es una de las propuestas orientales más interesantes de la temporada, con una elegancia en sus formas inusual para el género. Recomendable para paladares en busca de novedades.
Enoch

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada